[only_mobile]

Llamar a Frutería La Huerta de Murcia

[/only_mobile]

Carambola:


La carambola es una fruta exótica muy cotizada en los mercados internacionales, conocida popularmente como “fruta estrella” o “star fruit”. Pertenece a la familia de las Oxalidáceas. Además, en función de su procedencia, recibe distintos nombres: en la República Dominicana, “cinco dedos”; en Costa Rica, “tiriguro”; en Brasil, “caramboleiro” y en Venezuela, “tamarindo chino” o “tamarindo dulce”. Es una fruta con una forma muy bonita, de gran empleo en la decoración de diversos platos exquisitos. Su pulpa es jugosa, un poco fibrosa y ácida. Contiene vitamina A, vitamina C, fósforo y potasio. No Puede comerse cruda sino cocida, y resulta deliciosa aliñada con una salsa vinagreta. Los principales productores son Tailandia, Sri Lanka, India, Brasil y Mamblas.


Guanaba:


Es un fruto, que también recibe el nombre de yaca, annona, corosol, huana huana o chachimán, de alrededor de 3 kg. de peso, sabor agridulce parecido a la chirimoya, conocido también como chirimoya brasileña, oriundo de la zona caribeña, y de otras zonas cálidas de América, en Filipinas y Australia.
Está recubierta de una cáscara fina y espinosa de tono verde oscuro, y su pulpa es blanca y blanda.
A partir de la pulpa se elaboran mermeladas, licores o postres. Puede comerse directamente como fruta cuando está madura, mezclada con otras en macedonia de frutas, hervirse, o consumirse como jugo.
Contiene potasio y sodio en abundancia, además de vitamina C, fibras, almidón, calcio, fósforo, hierro, proteínas y aminoácidos esenciales.
A sus hojas se le han atribuido propiedades anticancerígenas, aunque aún no se han realizado estudios con humanos. Sus hojas también son muy saludables para pacientes diabéticos, con problemas del tracto digestivo, para quienes deseen adelgazar, para hipertensos, como diurético y como sedativo. Estas hojas, en número de dos o tres, se utilizan en forma de té.


Mangostán:


Es una de las frutas exóticas más cotizadas y apreciadas por su exquisito sabor y consistencia. Pertenece a las Gutíferas, familia de árboles tropicales de Asia y América, muchos de los cuales exudan gomas y resinas. También se lo denomina: mangostino, mangostín y mangosto. Su contenido de agua es muy elevado. Contiene hidratos de carbono en cantidad moderada por lo que su valor calórico es alto. En lo que se refiere a su contenido mineral, es rico en potasio. Así mismo aporta fibra, que mejora el tránsito intestinal.


Rambután:


Se trata de una fruta dulzona, muy agradable al paladar y de consistencia similar a la de las uvas. También se le conoce en Centroamérica como “mamón chino”. El agua es su componente mayoritario. Es rico en hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es elevado.
En lo que se refiere a otros nutrientes, destaca su contenido de vitamina C, aportando también en menor proporción otras vitaminas hidrosolubles del complejo B, entre ellas el ácido fólico. Abunda el potasio y en menor cantidad están presentes otros minerales tales como el magnesio. Así mismo contiene fibra, que mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.


Litchi:


También llamado Lychee, Leechee o Lichee, es el fruto de un árbol de origen Chino, aunque solamente se desarrolla de manera favorable en regiones subtropicales. La fruta tiene gran aceptación debido a su dulzura, fina consistencia y exótica apariencia. En China es muy apreciada la miel obtenida de flores de litchi. También se emplea en medicina, ingerido en cantidades moderadas, elimina la tos, alivia los dolores de garganta y tiene un efecto beneficioso en los problemas glandulares y de tumores. El litchi es una fruta que aporta una gran cantidad de carbohidratos pero sobre todo apreciada por su cantidad de vitaminas y minerales como el potasio y el magnesio.


Kumquat:


Es un fruto nativo del este de Asia. Se cultiva principalmente en Japón y China. El kumquat es el fruto más pequeño de entre los cítricos y el único cuya cáscara es comestible. Su valor energético es elevado y abunda la vitamina C, el ácido fólico y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, aunque este último apenas es absorbido por el organismo. Así mismo, es rico en otras sustancias llamadas carotenoides, responsables de su color característico, conocidos por sus propiedades antioxidantes y de su sabor, como los ácidos málico, oxálico, tartárico y cítrico; éste último potencia la acción de la vitamina C.


La Papaya:

Es una fruta blanda, muy jugosa y de consistencia mantecosa. Pertenece a la familia de las Caricáceas, formada por 71 especies de árboles sin ramas que producen grandes frutos y crecen en regiones tropicales de África y Sudamérica. Tras el agua, su principal componente son los hidratos de carbono, la mayoría simples, aunque en pequeñas cantidades, por lo que su valor calórico es bajo. Destaca su aporte de potasio y en lo que a vitaminas se refiere, es una fuente muy importante de vitamina C, así como de provitamina A.


Maracuyá:

Es una fruta dulce, refrescante y de fácil consumo, rica en sustancias de acción antioxidante, motivo por el cual su consumo es adecuado, teniendo en cuenta además sus propiedades nutritivas, para toda la población: niños y jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas o madres lactantes y personas mayores. Por su aporte de provitamina A y vitamina C, se recomienda su consumo especialmente a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichas vitaminas: personas que no toleran los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C en nuestra alimentación; para quienes deben llevar a cabo una dieta baja en grasa y por tanto con un contenido escaso de vitamina A o para personas cuyas necesidades nutritivas están aumentadas.


Guayaba:

Es un fruto que procede de Centroamérica, aunque se cultiva en casi todos los países tropicales. Destaca su contenido en vitamina C; concentra unas siete veces más que la naranja. Aporta en menor medida otras vitaminas del grupo B (sobre todo niacina o B3, necesaria para el aprovechamiento de los principios inmediatos, hidratos de carbono, grasas y proteínas). Si la pulpa es anaranjada, es más rica en provitamina A (carotenos). Respecto a los minerales, destaca su aporte de potasio.


Pitahaya:

Existen dos variedades comestibles de diferente tamaño y color, la amarilla y la roja. La variedad amarilla se cultiva en zonas tropicales y tropicales altas (Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela y en general toda la zona centroamericana) y la roja, en México, Nicaragua y Vietnam, entre otros. La pitahaya es casi una porción de agua deliciosamente azucarada. Son frutos de muy bajo valor calórico, ya que apenas contienen hidratos de carbono. Destaca el contenido de vitamina C en la variedad roja, no así en la amarilla.


La Granadilla:

La granadilla es de la familia de la fruta de la pasión o maracuyá, más dulce y de piel de color anaranjado. Al igual que el resto de las frutas, sean o no exóticas, su componente mayoritario es el agua, por lo que resulta muy refrescante. Contiene una cantidad moderada de hidratos de carbono, pero apenas aporta proteínas y grasa, motivo por el que su aporte de calorías es más bien bajo. De sus vitaminas sobresalen la pro-vitamina A y la vitamina C, ambas de acción antioxidante. Y de sus minerales, destacan el potasio, el fósforo y el magnesio. Además contiene una cantidad elevada de fibra, que mejora el tránsito intestinal y que reduce el riesgo de muchas de las dolencias comunes en las sociedades de alto nivel de bienestar.


Tamarindo:

Tamarindo (Tamarindus indica) es originario de África, y extendido en su cultivo en Latinoamérica y parte de Asia Tropical, siendo la India el mayor productor y consumidor. De este fruto se aprecian mucho sus propiedades nutricionales, además de sus aplicaciones medicinales. Es energético moderadamente, unas 280 kcal. por cada 100 gramos. Un 30% aproximadamente de su peso es agua, entre el 30 y el 50% azúcares, y un 20% ácidos (sobre todo tartárico). El tamarindo es rico en carbohidratos, proteínas y fibra, es una buena fuente de antioxidantes, aporta minerales y vitaminas, destacando el magnesio, el fósforo, el calcio, el hierro, el caroteno, la vitamina C y vitaminas del grupo B, flavonoides, y su contenido en grasas es bajo.


Phisalis:

Es una fruta originaria de América del Sur que se conoce en Europa desde los tiempos de Cristóbal Colón. Actualmente se cultiva en zonas de países con temperaturas cálidas entre las cuales está el sur de España. Debido a su “exótica” presencia y a sus excelentes cualidades nutricionales (alto contenido de fibras, vitamina A, B y C, Hierro, rica en minerales, especialmente calcio, hierro y fósforo), es un fruto que ha conquistado los mercados de casi todo el mundo. Es ideal para tomar solo, en conserva, mermeladas y todo tipo de preparaciones culinarias, aunque estoy seguro que sólo te le has encontrado como “simple” elemento decorativo en postres, tartas o helados.


Tamarillo:

Este fruto es también conocido con el nombre de tomate de árbol (por su parecido con el tomate). Procede de Sudamérica, concretamente de los Andes peruanos. Se cultiva en zonas tropicales altas: Brasil, Colombia y Sudáfrica. Su componente mayoritario es el agua. Es un fruto de moderado valor calórico, a expensas de su aporte de hidratos de carbono. Destaca su contenido de provitamina A y C, de acción atioxidante, y en menor proporción contiene otras vitaminas del grupo B, como la B6 o piridoxina, necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Su contenido de fibra (soluble, pectina) es alto; mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Share